Di lo que quieras, pero los mocasines desgastados de Emily Ratajkowski son la máxima expresión de moda.

Los mocasines desgastados de Emily Ratajkowski son lo último en moda.

Desgastados y magullados, aferrándose a la vida con todas sus fuerzas, los mocasines de Emily Ratajkowski han vivido una existencia larga y agotadora, sus dificultades grabadas en cuero de búfalo encerado a mano. Arrugados, desinflados y colapsados por los contornos del pie, estos mocasines muy usados han acompañado a la modelo al Festival de Cine de Cannes y a activaciones de H&M, y en innumerables paseos de paparazzi por Manhattan.

MEGA

Aquí hay un par de zapatos que ha visto cosas. Un mago benigno, un sacerdote con capilares reventados y gusto por el vino sacramental, un mediterráneo envejecido sentado en una silla de plástico con chaleco y pantalones de talle alto. Me gustaría sacarlos al jardín y decirles: “Es suficiente, por favor descansen”, y dejarlos secar al sol como un par de tomates secados al sol. Estos mocasines también son el ejemplo más auténtico de dinero antiguo que ha entrado en el mundo de las celebridades, lo cual es una jugada poderosa.

Para aquellos con cantidades extremas de riqueza, un artículo gastado y usado muchas veces es más un símbolo de estatus que una camiseta estampada con “Monaco Yacht Club” o algo así. Y que Emily Ratajkowski, quien presumiblemente tiene Adidas Sambas nuevas en su armario, vuelva a usar estos mocasines tan queridos (aunque estén desintegrándose), me recuerda cómo las Olsen permiten que sus bolsos Birkin envejezcan. No tiene sentido ser precioso con la moda; la ropa está hecha para ser usada.

Este artículo apareció por primera vez en British Vogue.