11 formas de fortalecer el cabello para lograr longitudes más gruesas y llenas

11 formas de fortalecer el cabello para lograr longitudes más gruesas y llenas' can be condensed to '11 formas de fortalecer el cabello para más volumen

Ya sea que el cabello se haya debilitado debido a una sobrecarga de daño por calor, demasiadas sesiones de balayage o los efectos persistentes de COVID, restablecer su fuerza es el secreto para que brille, quede suave y tenga volumen. Tenga la seguridad de que, aunque nuestro cabello está constantemente expuesto a elementos dañinos, hay muchos consejos, trucos, productos y tratamientos recomendados por expertos que pueden ayudar a fortalecerlo.

Entonces, ¿cómo puedes saber si tu cabello está débil o simplemente necesita un poco de revitalización? Según el tricólogo certificado William Gaunitz, FWTS, y fundador de Advanced Trichology, puedes evaluarlo examinando la densidad general del cabello cerca del cuero cabelludo. Si está débil, parecerá fragmentado y enredado. Helen Reavey, estilista de celebridades, tricóloga y fundadora de Act + Acre, dice que una prueba de elasticidad en un mechón también es una forma fácil de validar la fuerza del cabello. En el cabello húmedo, tira suavemente de un solo mechón hasta que alcance su punto de resistencia. Luego, suéltalo. “El cabello que rebota es fuerte y elástico, pero si se queda estirado, es probable que esté débil y dañado”, dice.

En promedio, puede tomar algunas semanas hasta tres meses para ver una diferencia notable en la fuerza del cabello, pero una vez que se ve y se siente la diferencia, nunca querrás volver atrás. A continuación, todo lo que debes tener en cuenta para recuperar un cabello fuerte y resistente.

conoce al experto

  • William Gaunitz, FWTS, tricólogo certificado y fundador de Advanced Trichology
  • Helen Reavey, estilista de celebridades, tricóloga y fundadora de Act + Acre

1. Carga tu cabello con tratamientos capilares potentes

El cabello que carece de humedad es propenso a volverse quebradizo, romperse y dividirse. Si bien usar acondicionador después de cada champú es algo obvio, Reavey dice que incorporar tratamientos hidratantes profundos con ingredientes como ácido hialurónico y glicerina aumentará la retención de humedad en todo el cabello y el cuero cabelludo, además de mejorar la elasticidad dentro de los folículos capilares. “La glicerina es un humectante, por lo que atrae la humedad del ambiente para hidratar el cabello”, explica. “Es perfecta para usar cuando el cuero cabelludo se siente seco”.

Los reparadores de enlaces, como la Mascarilla Capilar Reparadora Molecular K18 Leave-In ($75), el Kit de Tratamiento de Reparación de Enlaces Epres ($48) y la Mascarilla de Enlaces Verb ($20), también reparan y fortalecen el cabello débil. Los reparadores de enlaces funcionan de manera diferente a los acondicionadores y las mascarillas capilares porque reconstruyen los enlaces dañados entre las fibras de queratina, mejorando el tallo del cabello. Sin embargo, Reavey advierte no usarlos en exceso, ya que pueden aportar demasiada proteína y dar como resultado un cabello plano y sin vida.

2. Prueba la técnica del “slugging” en el cabello

Para el cabello persistentemente seco y sin fuerza, la técnica del “slugging”, que consiste en cubrir el cabello con aceite ligero y luego envolverlo con una toalla de microfibra o un gorro durante la noche, es una excelente manera de asegurarse de que se mantenga hidratado. “La tendencia del slugging capilar se basa en el aceite capilar, una práctica ayurvédica utilizada para restaurar la humedad e hidratación del cabello y el cuero cabelludo”, dice Reavey. “Incluso puedes extender la práctica al cuero cabelludo para asegurarte de que el microbioma del cuero cabelludo esté hidratado y equilibrado”.

3. Reevalúa tu dieta

Una dieta rica en nutrientes, hierro y vitaminas fortalece el cabello desde la raíz para reducir la caída y mantener alejadas las puntas abiertas. Algunos nutrientes y vitaminas tienen más poder para fortalecer el cabello que otros. El dermatólogo Jeffrey A. Rapaport dice que las vitaminas A, C, E y D, así como el zinc, el hierro y el colágeno marino, son esenciales para incorporar en la dieta y ayudar a mejorar el cabello débil, fortalecer el tallo del cabello y promover la salud del cuero cabelludo. Una forma sencilla de obtener más nutrientes y vitaminas para el cabello es comer más zanahorias, espinacas, frutas cítricas, semillas y nueces, batatas y aguacates.

También querrás obtener una dosis diaria de vitamina K, que ayuda en el departamento de humectación y protege los folículos para que estén fuertes. Los omega-3, que se encuentran en las proteínas y las grasas saludables como el aceite de oliva, las nueces y el salmón, y la biotina (cuando existe una verdadera deficiencia), pueden ayudar a fortalecer el cabello para que crezca más fuerte. Además de lo que comes, Reavey recomienda beber suficiente agua para que el cuerpo pueda transportar eficientemente oxígeno y nutrientes al cuero cabelludo, lo cual es necesario para un cabello saludable.

4. No descuides tu cuero cabelludo

Los buenos días de cabello comienzan en el cuero cabelludo. Cuando el microbioma del cuero cabelludo es óptimo, crea un terreno propicio para un cabello saludable. “El cuero cabelludo es esencial para asegurar que los nutrientes se distribuyan adecuadamente al folículo piloso y se utilicen para producir una hebra de cabello adecuada”, explica el Dr. Rappaport. “Procesos inflamatorios y cambios en el microbioma como psoriasis, dermatitis seborreica y bacterias pueden estimular la producción de citoquinas que llevan a una pérdida de células madre y una hebra de cabello menos robusta”. Para contrarrestar los efectos inflamatorios que pueden influir en la fuerza del cabello, recomienda WeThrivv Revivv ($160), que contiene ingredientes botánicos que mejoran las funciones adecuadas del cuero cabelludo para estimular el crecimiento del cabello.

5. Masajea el cuero cabelludo regularmente

Los masajes frecuentes en el cuero cabelludo son una forma económica, rápida y efectiva de estimular el flujo sanguíneo. “Los masajes en el cuero cabelludo pueden ser una técnica poderosa para apoyar la salud del cuero cabelludo y del cabello, lo que conduce a un cabello más fuerte”, dice Gaunitz. Para hacer un masaje en el cuero cabelludo, aplica aceite de romero, árbol de té o coco en el cuero cabelludo. El Dr. Rapaport dice que estos aceites pueden mejorar la hebra de cabello y equilibrar el cuero cabelludo. Luego, utilizando las yemas de los dedos o un dispositivo para masajear el cuero cabelludo, aplica una ligera presión y masajea el cuero cabelludo en movimientos circulares durante 10 minutos. Por último, lava el cuero cabelludo y continúa con tu rutina de cuidado del cabello.

6. No te saltes el champú con demasiada frecuencia

Hay mucha desinformación sobre cuántas veces se debe lavar el cabello. “Es un mito que no debes lavarlo a menudo”, dice Reavey. “No hay evidencia de que lavarlo sea dañino para el cabello”. En cambio, ella dice que los estudios de percepción muestran lo contrario y que las herramientas de calor, no el champú, causan daño y sequedad.

El champú es esencial para tener un cabello limpio y un cuero cabelludo fresco, y aunque la frecuencia con la que uno debe hacerlo varía de una persona a otra, Gaunitz recomienda evitar champús y acondicionadores con químicos agresivos, como sulfatos, PEGs, propilenglicol y otros subproductos a base de petróleo, que pueden inflamar el cuero cabelludo. También recomienda un acondicionador ligero y nutritivo como HairSTEM Conditioner, que calma el cuero cabelludo pero no deja residuos excesivos.

7. Cepilla con frecuencia, pero no exageres

Cepillar regularmente el cabello distribuye los aceites naturales del cuero cabelludo para mantener el brillo e hidratación. “Cepillar en exceso el cabello y aplicar demasiada presión ejerce tensión sobre la hebra de cabello, debilitándola con el tiempo”, dice Reavey. En su lugar, trata el cabello con cuidado y usa un cepillo suave como el cepillo desenredante de Act + Acre ($34). Reavey comparte que el cepillo tiene cerdas de doble longitud que trabajan suavemente en los enredos sin causar daños. Los cepillos de cerdas de jabalí también son beneficiosos, ya que distribuyen bien el aceite del cuero cabelludo. Para mantener el cabello sano y resistente, el Dr. Rapaport recomienda cepillar el cabello seco una o dos veces al día como máximo y nunca cepillar el cabello mojado.

8. Prueba un suplemento

Cuando el cabello delicado se convierte en un problema, muchas veces un suplemento puede ser útil. Para obtener los beneficios, el Dr. Rapaport dice que un suplemento para el cabello debe incluir múltiples vitaminas, como A, C, D y E, y zinc para mejorar la fuerza del cabello. Gaunitz agrega que también es esencial incorporar vitamina D3, ya que apoya la función del hígado y del sistema inmunológico para disminuir la inflamación y lograr un cabello más grueso y unas glándulas sebáceas más saludables.

“También me gusta el hierro, que mejora los niveles de ferritina para que el cabello crezca grueso y completo”, explica. “Cuando los niveles de ferritina son bajos, el cuerpo automáticamente retira nutrientes del cabello, disminuyendo su fuerza y densidad”. Por último, Reavey dice que extractos de plantas y aminoácidos, que apoyan las deficiencias de nutrientes comunes de la dieta moderna, también deben estar presentes en una rutina diaria de vitaminas o suplementos para apoyar la salud del cuero cabelludo y el cabello a nivel celular.

Ten en cuenta que la consistencia es importante y los resultados de un suplemento tardan aproximadamente de tres a seis meses en aparecer.

9. Usa menos calor

El calor puede ser el secreto para lograr un estilo impecable, pero también es el mayor enemigo del cabello, especialmente cuando se utiliza en exceso. “El calor elimina la humedad del cabello y debilita los enlaces de queratina, rompiendo así la cutícula del cabello y causando puntas abiertas”, dice Reavey. Dado que prescindir completamente del calor no siempre es una opción, el Dr. Rapaport recomienda utilizar configuraciones de calor más bajas al estilizar el cabello. Explica que exponer el cabello a temperaturas superiores a 300 grados transforma la alfa-queratina del cabello en beta-queratina, que tiene menos elasticidad y resistencia, lo que hace que el cabello sea más propenso a sufrir daños en el futuro.

Por supuesto, al usar calor, es imprescindible aplicar primero un protector térmico para proteger el cabello. Los kits de rizos sin calor, como el de Mermade Hair ($33), también son útiles, al igual que las herramientas de peinado sin placas calientes, como la plancha Dyson Airstrait ($499), que alisa el cabello húmedo sin causar daños.

10. Corta tu cabello regularmente

Aunque aún no se ha determinado si los cortes de cabello regulares pueden hacer que el cabello crezca más rápido, sí pueden ayudar a fortalecerlo. Cuando las puntas del cabello están dañadas, es más probable que se abran, comprometiendo la salud y longitud del cabello. Gaunitz dice que cortar completamente las puntas abiertas y mantener un corte limpio puede prevenir que se produzcan más quiebres rápidamente. Y recuerda: no siempre es necesario hacer un cambio drástico. Cortar un centímetro cada seis u ocho semanas debería ser suficiente.

11. Duerme en fundas de almohada de seda o satén

Dormir en fundas de almohada de algodón aumenta el riesgo de dañar los delicados mechones, ya que mover la cabeza crea fricción en el cabello. En su lugar, cambia tu funda de almohada estándar por una de seda o satén. “Las fundas de almohada de seda reducen la fricción para disminuir el quiebre y minimizar el tirón del cabello, lo que podría dañar la cutícula”, dice Gaunitz.